Música sin fronteras desde la Ciudad de las Tres Culturas

Dedicarse a la docencia implica un ejercicio de responsabilidad, como todas aquellas profesiones en las que se interactúa con personas. Si además se trata de alumnos de etapas no universitarias, de manera especial serán necesarias no solo cualificaciones en la materia a impartir, sino que se deberá ser experto en las estrategias y habilidades inherentes al proceso de aprendizaje. Al pedagogo se le asocian así conocimientos psicosociales, y se ocupa tanto de la educación como de la enseñanza. Tan ardua tarea, y a la vez tan delicada labor, va teniendo cada vez un espacio más relevante en los sistemas educativos y en consecuencia una creciente valoración. En esta dirección se encuentran los programas europeos impulsados por el SEPIE (Servicio Español para la Internacionalización de la Educación), que incluyen actividades destinadas a los estudiantes y también a los profesores. El Conservatorio Profesional de Música “Jacinto Guerrero” de Toledo se une a estas iniciativas y es la segunda vez que participa en un proyecto, en este caso denominado “Music without frontiers 2”, dentro del programa Erasmus+.

El propósito es el de traspasar los límites geográficos de la ciudad a través de la experiencia musical, que es la que vertebra nuestra actividad docente

Como indica el título del relato de esta buena práctica, el propósito es el de traspasar los límites geográficos de la ciudad a través de la experiencia musical, que es la que vertebra nuestra actividad docente. Se realizarán movilidades a Glasgow, Tallin, Funchal y Varsovia. Allí, en los centros homólogos, los alumnos recibirán clases de nuestros compañeros, y los profesores podremos realizar el llamado “jobshadowing” o intercambio de buenas prácticas. Será una oportunidad para observar los sistemas educativos europeos e intentar implementar aquellos aspectos pedagógicos, metodológicos y didácticos que sean convenientes en el nuestro. También recogeremos información sobre los aspectos organizativos y sociales. Uno de los principales retos a los que nos enfrentamos es la compatibilización de los estudios reglados de música con los obligatorios, como la orden que regula las Enseñanzas Profesionales de Música en Castilla-La Mancha. La orientación de los estudiantes hacía las diferentes oportunidades laborales, dando relevancia a distintas materias en el currículo así como la integración y valoración social de la carrera musical, son otras cuestiones a evaluar, pues el éxito de los sistemas educativos no solo depende de su ejecución en los centros de enseñanza, sino del entorno en que están inmersos. A la vez podremos dar a conocer nuestra ciudad, reconocida como símbolo integrador de tradiciones, acogiendo a los países colaboradores, y mostrándoles nuestro trabajo, recursos, y herencia musical.

La ubicación del centro, en un antiguo convento del siglo XVI en pleno casco histórico de la ciudad de las Tres Culturas, agrega aún más interés a este intercambio. Se encuentra rodeado de instituciones históricas y culturales relacionadas directa e indirectamente con la enseñanza musical, como la Catedral, la Biblioteca de Castilla-La Mancha y la propia Biblioteca Musical del Conservatorio, todas ellas con un fondo documental muy importante a nivel nacional. Desde que el “Jacinto Guerrero” se incorporó a la red de centros de la Consejería de Educación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, siempre ha sentido el apoyo de este organismo para el desarrollo de proyectos de esta índole, que tanto aportan al conjunto de la comunidad. Además repercuten de manera muy positiva en la vida social y cultural de la ciudad y la provincia de Toledo, uno de los objetivos del centro más allá de su función educativa, inherente a su condición de centro de formación musical.

La internacionalización de nuestro Conservatorio se ha convertido en una línea destacada del Proyecto Educativo de Centro

La internacionalización de nuestro Conservatorio se ha convertido en una línea destacada del Proyecto Educativo de Centro, ya que no solo mejora las competencias musicales de los alumnos sino que contribuye a desarrollar aspectos básicos necesarios en la sociedad actual, como el dominio de idiomas o el acceso al patrimonio cultural. Pretendemos pues que este proyecto actúe como prisma y nos permita conjugar la tradición musical con las innovaciones científico-pedagógicas, mejorando la formación de los alumnos y en consecuencia sus posibilidades de éxito, dentro y fuera de las murallas de nuestra ciudad, dentro y fuera de cualquier frontera: “Música sin fronteras”.

    Entrada previa
    El BACHIBAC, el éxito del trabajo en equipo
    Entrada siguiente
    "Cascabel", una escuela abierta, acogedora y saludable