"El núcleo que articule la actividad educativa debe ser el trabajo en equipo del profesorado"

Ángel de Miguel Casas, recién llegado a su nueva responsabilidad como presidente del Consejo Escolar del Estado y desde su experiencia como profesor, orientador, inspector y gestor educativo en distintas administraciones, reflexiona en esta entrevista para Educar en Castilla-La Mancha sobre los retos que afronta la educación en este momento, el papel del profesorado, de la comunidad educativa, el necesario y solicitado pacto educativo…

 

¿Cuáles son sus objetivos fundamentales al frente del Consejo Escolar del Estado?

Son básicamente tres. Mantener/mejorar la imagen del Consejo como Órgano Superior de Consulta legal y participación plural de los distintos sectores educativos; liderar la Junta de Participación Autonómica dando voz y respeto a las sensibilidades regionales y contribuir a la mejora de la calidad educativa mediante informes, propuestas, dictámenes, así como canalizar aportaciones para el Pacto Educativo de Estado.

 

¿Qué papel concede a la participación en su modelo educativo? ¿Cuál es su concepción de la comunidad educativa y de la función de los colectivos que la integran?

Para mí la participación es básica en un modelo educativo moderno. La presencia responsable de las familias y de la sociedad más próxima dan referencia y firmeza al proyecto educativo del centro en el que el profesorado plasma y desarrolla la actividad educativa.

Los colectivos que componen la comunidad educativa (profesores, padres/madres, personal de administración y servicios, representantes municipales, etc…) deben conocer y respetar las diversas funciones que les corresponden y aunar esfuerzos para conseguir los objetivos del centro.

 

¿Son compatibles calidad y equidad en la educación? ¿Cuáles serían las medidas prioritarias que habría que emprender para conciliar estos dos principios en la educación actual?

Naturalmente que son compatibles y exigibles la calidad y la equidad en la educación. Es una antigua cuestión, aunque ahora se haya puesto en el centro de ciertos debates. Cada persona es diferente (por sus características personales y por sus circunstancias sociales, económicas y culturales) merece, por tanto, un tratamiento educativo ajustado a cada uno de esos factores mencionados.

Ello es posible y debe ser de obligado cumplimiento. Desde las administraciones educativas proyectando los recursos necesarios; desde los centros mediante la planificación adecuada; y a nivel docente con el desarrollo de las estrategias didacto-pedagógicas eficaces.

La sociedad en general y la comunidad educativa en particular deben colaborar para que la calidad y la equidad tengan un desarrollo compatible en cada uno de los ámbitos y situaciones.

 

¿Considera equiparable los estándares propios del modelo de calidad total del mundo empresarial con los estándares aplicables para conocer el grado de calidad de la educación?

Inicialmente, puede parecer dos mundos diametralmente distintos, pero si se profundiza en el análisis podemos apreciar procesos o sistemas que tienen una común aplicación, como la autoevaluación de las organizaciones; las propuestas de mejora; el análisis de los procesos y los resultados; así como la retroalimentación de los sistemas para la mejora continua.

 

Durante mucho tiempo, en España, se ha impuesto un modelo educativo paidocéntrico, que hacía, del alumno, el eje del proceso de enseñanza y aprendizaje. ¿Cree que eso debe cambiar? ¿Cuál debe ser el núcleo que articule la actividad educativa?

Desde luego el alumnado es el principio y el fin del sistema educativo. Es el que da sentido a toda la estructura docente. Las formas de organizar los centros educativos han sido muy variadas a lo largo del tiempo, y en el fondo siempre ha estado la búsqueda de la efectividad en los procesos educativos y/o de enseñanza/aprendizaje, en consonancia con cada modelo político, social y cultural.

En este momento el núcleo que articule la actividad educativa debe ser el trabajo en equipo del profesorado.

La complejidad del proceso educativo requiere un planteamiento participativo, consensuado, ajustado a las circunstancias en las que se desenvuelve y en una continua búsqueda de la equidad y de la calidad.

 

El profesorado es, a decir de muchas personas, el primer factor de calidad de la educación. ¿Está de acuerdo?

El profesorado en su conjunto y en su individualidad es efectivamente el primer factor de calidad en la educación. En el profesorado radican la responsabilidad y las iniciativas. El profesorado diseña, aplica y evalúa los planes educativos de los centros que concretan los objetivos educativos. Un equipo pedagógico comprometido, con recursos y formación es la mejor garantía para un centro educativo de calidad.

 

¿Qué decisiones son más urgentes a la hora de mejorar la percepción social que se tiene del profesorado?

La percepción social sobre cualquier colectivo hoy en día está muy mediatizada por los medios de comunicación. Además suele primar lo noticiable sobre lo importante, de una anécdota se hace una generalización.

Por tanto, es necesario que se conozca y se valore la positiva realidad de los centros educativos en España.

 

¿Cree que es posible un modelo de carrera docente? Si es así, ¿cuáles serían las líneas maestras que la definirían?

Esta cuestión debe ser abordada en el Estatuto del Docente. Naturalmente que el principio de reconocimiento al mérito y a la excelencia, además del cumplimiento profesional, deben  ser valoradas como punto básico en la carrera docente. Hay ahora en esta cuestión una ocasión excelente dentro del Pacto de Estado para la Educación.

 

¿Cree que es posible un gran pacto por la educación que dé estabilidad al sistema más allá de la alternancia política? ¿Qué cree que es necesario para que ese pacto se suscriba?

Creo que es posible y necesario un gran pacto, por la educación. Hay una manifestación unánime en este sentido. Los partidos políticos, el Gobierno, la sociedad en general y  las organizaciones educativas han expresado su deseo de llegar a un pacto que dé estabilidad al sistema y solución a ciertas cuestiones en permanente litigio y/o indefinición.

Falta seguir una sistemática de consulta y consenso con la participación de varias instituciones y grupos; en ese grupo de intervinientes puede y debe jugar un papel importante el Consejo Escolar del Estado que aglutina las aportaciones de diversos sectores y de todos los ámbitos territoriales.

Entrada previa
La admisión en los centros educativos avanza en igualdad y transparencia
Entrada siguiente
Respuestas de un Protocolo de Acoso Escolar para una sociedad "cautivada" por las redes sociales