El cuidado de las emociones en enfermería

“Entregarse es el único modo de ser uno mismo”
Erich Fromm
(La vida auténtica)

El corazón, ese corazón que al escucharlo con el fonendoscopio nos hace saber que con cada latido vas a evolucionar, que te invita a crecer como persona y profesional que cuida de la salud, que encuentra el sentido en cada paso del camino…”.

Al escuchar estas palabras, entre los alumnos y alumnas del ciclo formativo de Cuidados Auxiliares de Enfermería se desata la alegría al comprobar la pasión y el compromiso social y ético que les impulsa a ser personas que cuidarán de otras personas.

Aprender a ser es una aventura que abarca toda la vida y es un saber que impulsa la capacidad para alcanzar la libertad personal y la creación de vínculos y conciencia de ciudadanía. La competencia emocional y social, y no sólo técnica, es fundamental en el desarrollo de los educandos, al mismo tiempo que enriquece el universo creativo de las personas y se materializa en diferentes lenguajes y formas de expresión vivencial.

En la escuela, la vida cotidiana que se encuentra orientada hacia el aprendizaje dialógico, privilegia la comunicación y las relaciones interpersonales basadas en la confianza y en la individualidad de las personas como herramienta para alcanzar el conocimiento y formar personas más felices y abiertas a los demás, al mismo tiempo que se potencian competencias profesionales y se despierta la conciencia crítica necesaria para desenvolverse en una sociedad compleja y líquida.

La competencia personal y social, y en concreto las habilidades interpersonales son fundamentales en la relación que se establece entre los profesionales de enfermería y las personas a las que dirigirán sus cuidados. Del mismo modo, son necesarias para trabajar de forma autónoma y colaborar en un equipo de trabajo de modo transdisciplinar, donde se gestionan procesos difíciles de manejar.

En la actualidad, la visión holística de las características y necesidades de las personas describe la necesidad de un abordaje desde una perspectiva integral de la salud por parte de los profesionales. Por ello, la investigación en enfermería cada vez se interesa más en el papel que juegan las emociones en el desempeño enfermero profesional y el impacto y efecto terapéutico sobre el cuidado humano.

La Teoría del Cuidado Humano de Jean Watson (1985, 2007) pone de manifiesto la importancia que tiene la dimensión ética y social en la profesión de enfermería, destacando la relevancia de los sentimientos y las emociones en la relación de un cuidado humano consciente.

La construcción de la identidad vocacional es posible mediante la reflexión sobre el propio yo, así como con el análisis crítico de la práctica enferma durante el proceso de cuidado. Como afirma Erich Fromm en “La vida auténtica”:

“el autoconocimiento siempre ha supuesto una superación de las limitaciones, una adquisición de madurez, un modo de llegar a ser el hombre que se es en potencia”.…

“La realización del yo se alcanza no solamente por el pensamiento, sino por la personalidad total del hombre, por la expresión activa de sus potencialidades emocionales e intelectuales”.

La relación de ayuda basada en la comprensión del otro, en la confianza, el diálogo y la negociación son parte del cuidado enfermero, adquiriendo relevancia la capacidad para empatizar con la expresión de emociones y sentimientos, la comprensión de los valores y creencias de la persona cuidada y de su contexto vivencial.

Estos son los principios que definen la propuesta pedagógica y didáctica de la maravillosa tarea diaria que alumnado y profesorado del Ciclo Formativo de Cuidados Auxiliares de Enfermería del Instituto de Educación Secundaria Francisco García Pavón de Tomelloso llevan a cabo con la ilusión de compartir experiencias de aprendizaje que nos apasionen, nos mantengan conectados, nos provoquen y transformen en personas mejores.

Destaca el esmero, cuidado de los detalles, ganas de aprender, esfuerzo personal, capacidad de trabajo en equipo y autónomo, expresión creativa de emociones, sentimientos  y valores personales y sociales de los alumnos y alumnas.

Finalmente, un breve resumen de las palabras emocionadas de los alumnos y alumnas cuando presentaron su trabajo:

“El disparador creativo del trabajo fue un trébol de la suerte, que representase el trabajo en equipo y que cada uno aportara algo que hablase de sí mismo… yo lo tuve claro, porque lo que más me gusta es pintar…. Así que decidí dibujar un pintor, porque qué mejor para representar la pintura, que un pintor con su boina, su paleta de colores, sus pinceles y su lienzo…. Encontré una cajita de tizas de colores perfectas para pintar en cartulina. Y la impregné toda de los colores con un significado especial para mí”.

Silvia Plaza Olmedo

“Yo quería simbolizar lo que representa, para mí, la música dado que me identifica… al escucharla me produce alegría, felicidad… aunque en ciertos momentos me transmite tristeza; a la vez también me ayuda a reflexionar y así poder mejorar mi estado de ánimo…. El mejor momento es por la noche, antes de dormir, cuando me pongo mis cascos y puedo recordar muchísimas cosas relacionadas con mi pasado, mi presente y mi futuro”. 
Noelia Benito Cañas

Yo no tuve que pensar mucho para expresar en que soy bueno. Mostré mi primer traje con todos sus complementos, sin que faltase el más mínimo detalle: traje, zapatos,… Ya que el sonido del tablao cuando zapateas sobre él y la dulce brisa que desprende el abanico al moverlo por una maravillosa flamenca. Muestran el arte y la esencia de la actuación, lo cuales son mi seña de identidad…. Para mí el baile es más que una simple ejecución de movimientos con las manos, las piernas, el cuerpo, la cara… es poder expresarte sin palabras bajo el ritmo de la música. También quise mostrar los beneficios que este tiene para la salud; aparte de ser una herramienta fundamental para mantenerse en forma y poder elevar tus niveles de energía, tener mejor humor y rendir más y permitirte relacionarte con los demás. También mejora la circulación del cerebro y ayuda a estimular la memoria al recordar todos los pasos…. Conoce a la persona, muévete, desconecta, haz ejercicio, mejora tu memoria, baila y sé feliz…. Así me gustaría ser en mi trabajo, ya que aparte de cuidar a los enfermos. También quiero transmitirles alegría, diversión y vitalidad. 
Alberto Sánchez Bermejo Aparicio

“Lo que yo quería expresar en esta hoja de trébol es la libertad, poder ir marcando mi camino, viendo siempre todo lo que me rodea; pero siempre desde lo más alto. Para que nunca nada pueda cegarme. Por ello, he escogido las alas de una mariposa y las flores, porque con tan solo cerrar los ojos, abrir los brazos y respirar profundamente, son indescriptibles todas las emociones que puedes descubrir. Conocer nuevas experiencias, ilusiones…. Y llenar todo de color, el mismo que me ha ayudado a expresar mis sentimientos cuando me cuesta hacerlo con palabras…. En el camino he querido también representar las piedras, esas mismas que unas veces me hacen perder el control de las situaciones, en otras me ayudan a descansar y poder reunir las fuerzas para retomar el camino con mucha más ilusión hasta conseguir llegar a mi meta. A la hora de realizar el trabajo fue muy fácil, porque las palabras sobraban, y el ambiente marcaba las pautas a seguir. La unión, el saber estar, el respeto hacia las personas y hacia la profesión. Esa carrera de fondo que estaba realizando tan cuidadosamente, pero a la vez codo con codo con mis compañeros. Y que, finalmente, conseguimos plasmar con tan solo unos pocos materiales y mucha dedicación…. Porque como dicen por ahí… “Lo bonito del triunfo está en la ilusión por alcanzarlo”. 
Mónica Campos Almodóvar

Bibliografía

CHALIFOUR, JACQUES; GARCÍA, MERCHE; ORTÍZ ASSUMPTA; FERRÚS, LENA (1994). La relación de ayuda en enfermería: una perspectiva holística-humanista. Barcelona, S.G. Editores.

DELORS, Jacques (1997). La educación encierra un tesoro. Informe de la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI. Santillana Ediciones UNESCO.

MORÍN, Edgar. (2001). Introducción al pensamiento complejo. Editorial Gedisa.

MORÍN, Edgar y otros (2002). Los siete saberes para una educación del futuro. UNESCO.

BAUMAN, Zygmunt. (2007). Los retos de la educación en la modernidad líquida. Editorial Gedisa.

FROMM, ERICH (2008). La vida auténtica. Barcelona, Editorial Paidós.

“La educación encierra un tesoro”, informe de la Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI, al amparo de la UNESCO, donde se realiza una propuesta de cuatro pilares fundamentales del aprendizaje: aprender a ser, aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a convivir.
BAUMAN, Zygmunt.

Entrada previa
Jornadas de Proyectos Tecnológicos
Entrada siguiente
Jornada lúdica en el Colegio Virgen de la Cabeza de Valdepeñas