“Ajedrez en el aula”: un ejercicio para trabajar las habilidades mentales y poner en práctica valores básicos

El ajedrez es una oportunidad para trabajar activamente ambos hemisferios cerebrales desde el juego y la manipulación. Aunque de momento el ajedrez no es una asignatura curricular, es un complemento perfecto para potenciar y reforzar otras áreas curriculares como las matemáticas.

Investigaciones del Project Zero de la Universidad de Harvard han demostrado que las habilidades de pensamiento se desarrollan a partir del uso de rutinas de pensamiento. En el diseño de las actividades de ajedrez en el aula se utilizan y se documenta el pensamiento y las evidencias de comprensión por parte de los alumnos.

 

La propuesta didáctica

Ajedrez es una propuesta didáctico-pedagógica para niños de 3 a 12 años basada en el aprendizaje para la comprensión y la teoría de las Inteligencias Múltiples. Permite trabajar habilidades mentales como calcular, visualizar, analizar y tomar decisiones y, además, poner en práctica valores importantes como la cortesía, aceptar normas y turnos de juego, respetar las ideas de los demás, responsabilizarse de los propios actos y jugadas y entender que toda acción tiene sus consecuencias, entre otros. Todas estas son cuestiones básicas de aprendizaje importantes que necesitan trabajarse detenidamente en las aulas desde edades tempranas, y una manera lúdica de hacerlo es a partir del ajedrez. Es importante que entendamos que el programa no tiene como finalidad principal que los niños aprendan a jugar al ajedrez, sino que es la excusa para trabajar en el aula habilidades mentales y valores básicos e importantes para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Todo ello mediante la fantasía, la creación de un ambiente lúdico y múltiples actividades.

 

Funcionalidad pedagógica del ajedrez

Muy a menudo nos encontramos que el alumnado muestra dificultades para concentrarse, prestar atención, visualizar, analizar su entorno y tomar decisiones. Si algo tenemos claro, es que desde nuestras prácticas educativas es importante trabajar y plantear acciones didácticas que ejerciten todas estas habilidades, indispensables para el aprendizaje. El ajedrez es un recurso y una herramienta pedagógica que nos permite trabajarlas. Tradicionalmente se ha pensado que aprender a jugar al ajedrez es difícil, complejo y sólo dirigido a personas adultas. Sin embargo, la experiencia ha evidenciado que es un juego que está al alcance de cualquier alumno, por joven que sea, y que no requiere capacidades excepcionales para aprenderlo; sólo se debe respetar el nivel madurativo del alumno. «Colocar el ajedrez al servicio de la educación tiene como finalidad cultivar valores y desarrollar el arte de pensar» (Adriana Salazar).

Partimos de la premisa de que los alumnos de una misma clase no comparten las mismas fortalezas y debilidades. Por ello, Ajedrez presenta el ajedrez a partir de la manipulación, la observación y la experimentación para desarrollar el pensamiento abstracto. Promovemos el trabajo de las Inteligencias Múltiples (I.M.) con el objetivo de estimular todas las estrategias y destrezas, puesto que no todos los alumnos acceden a los conocimientos a través de las mismas inteligencias. Por ejemplo, puede que algunos accedan a un determinado aprendizaje desde la inteligencia lógico-matemática y otros, en cambio, lo alcancen gracias a otra inteligencia. Es por ello por lo que con Ajedrez en el Aula presentamos, por ejemplo, el movimiento de las piezas (peones, torre, alfil, caballo, etc.) a través de una historia (inteligencia lingüístico-verbal), de un juego cooperativo (inteligencia interpersonal) o de una reflexión individual (inteligencia intrapersonal).

Concedemos mucha relevancia al trabajo en la línea pedagógica de Decroly y Montessori, quienes destacan tanto el carácter activo y autónomo de los aprendizajes como la necesidad de observar, respetar y orientar los intereses y la actividad espontánea de cada alumno dentro de las aulas.

 

El juego como aprendizaje

Si algo nos demuestra la actividad en las aulas, la observación y la atención al entorno es que el juego es la base del aprendizaje y mantiene a los alumnos constantemente motivados, interesados y entusiasmados. Mediante el juego, los niños aprenden a vivir y ensayan la forma de actuar en el mundo. Por eso, en todo momento a través del ajedrez tienen que poner en marcha habilidades mentales que les facilitarán desenvolverse en situaciones del mundo real: tomar decisiones, valorar y analizar diferentes propuestas y alternativas, pensar antes de actuar, aceptar la derrota… Todo esto permite al docente ir conociendo cómo piensan sus alumnos, qué procesos mentales y de pensamiento van desarrollando, etc. Algo clave que debemos trabajar es desarrollar la capacidad de saber distinguir entre lo fundamental y lo irrelevante. Es decir, empezar una actividad y una acción sin establecerse una meta es un error. Es primordial calificar antes el objetivo que se busca y cómo se va a conseguir ese objetivo.

 

Niveles de trabajo (ordenación de la actividad)

El Ajedrez en el aula consta de 7 niveles de trabajo, y cada uno de ellos se dirige a un nivel educativo concreto:

Nivel 1. Partes del tablero y piezas de ajedrez. Movimientos de los peones, las torres y los alfiles. Ejercicios simples de cálculo y visualización.

Nivel 2. Movimiento de la dama, el caballo y el rey. Jaque y jaque mate. Ejercicios simples de observación, cálculo y visualización. Solución de problemas sobre jaque y jaque mate.

Nivel 3. Valor de las piezas, enroque, coronación, tablas, técnica del jaque mate con dos torres, captura al paso. Resolución de problemas de jaque mate en una jugada, cambios iguales y desiguales, análisis de posiciones.

Nivel 4. Nomenclatura del ajedrez, reproducción de partidas breves, técnica de jaque mate con rey y dama, diferentes tipos de combinaciones tácticas: ataque doble, la clavada, ataque a la descubierta. Solución de problemas de jaque mate. Ejercicios de cálculo.

Nivel 5. Conceptos básicos de la estrategia en el ajedrez: centralización, desarrollo de piezas, tiempo, fuerza, espacio, movilidad, estructura de peones, seguridad del rey, alfiles buenos y malos, columnas abiertas y semiabiertas. Técnica de jaque mate con rey y torre. Resolución de problemas de jaque mate en dos jugadas.

Nivel 6. Ataques directos al rey en el centro y al rey enrocado. Aproximación a las aperturas y defensas, fundamentos de los finales de Reyes y Peones, acercamiento a la historia de los campeones del mundo. Resolución de problemas de jaque mate en dos jugadas.

Nivel 7. Reproducción y análisis de partidas de campeones mundiales. Finales de reyes y peones. Análisis de las propias partidas. Resolución de problemas de jaque mate en dos y tres jugadas. Resolución de problemas encaminados a encontrar la mejor jugada sin especificar el tema al cual se refiere el problema.

Las sesiones están pensadas para llevarlas a cabo en espacios de 20 minutos un día a la semana.

Un mes:

  • Semana 1: 20 minutos de Matemáticas.
  • Semana 2: 20 minutos de Ed. Física.
  • Semana 3: 20 minutos de Plástica.
  • Semana 4: 20 minutos de Lengua.
Entrada previa
Así será la próxima prueba de acceso a la Universidad
Entrada siguiente
“Galiana Presenta”. Nuevas formas de hacer